Denominamos entrenamiento de Core al que hacemos con el trabajo de la musculatura ubicada en la parte central de nuestro cuerpo, es decir, abdominales, lumbares, glúteos, suelo pélvico y músculos involucrados en la postura corporal como son los erectores de la columna.

Tener entrenado y sano el “core” nos permite tener una buena cintura, pero también prevenir dolores de la espalda baja y parte de los problemas que pueden venir causados si tenemos un suelo pélvico atrofiado o fuera de forma.